“The Flame Bearer” – Bernard Cornwell

Décimo libro de la saga de The Saxon Stories y seguramente una de las series de libros que mas he disfrutado en la vida. No tengo un solo tatuaje pero si algún día lo tuviera sería un martillo de Thor por el personaje principal: Uhtred de Bebbamburg.

Bernard Cornwell que es el escritor mas grande de novela histórica en Inglés está contando esta historia desde hace ya varios años y se está tomando su tiempo. Este libro salió en 2016 pero no lo pude conseguir hasta ahora y la historia hasta el momento va así: Uhtred fue robado de niño por los Vikingos que lo adiestraron en armas y le dieron sus dioses. Después de mucho tiempo y ya con mas de 50 Años quiere tomar de nuevo la fortaleza de Bebbanburg, de donde fue raptado, y lleva varios libros intentándolo y el tiempo pasa.

No entraré en detalles pero como siempre la descripción de las batallas es lo que hace de este autor lo que es: un grande. Una batalla le puede llevar 8, 15 o 50 páginas que lees sin despegar la vista desde los insultos iniciales entre los bandos hasta la conclusión de las mismas y revivirlas en tu imaginación.

¿Logró Uhtred su cometido? Lo siento, no puedo revelarlo pero The Flame Bearer me hizo llorar (realmente). 4.5/5 estrellas para este que podría ser el penúltimo libro de la serie o tal vez no. Ojalá y no.

“Space Between” – Sammy Hagar & the Circle

A Sammy Hagar lo conocí en los años setenta, primero como cantante de la banda Montrose después como solista y la verdad era un músico segundón. Sus álbums no eran nada como para hablarle a mi mamá a La Cruz y contarle, sin embargo se hizo famoso cuando el grupo Van Halen lo invitó a ser su cantante al momento que David Lee Roth sale del grupo y ahí si se convirtió en mi héroe junto a la banda a la cual me tocó ver a principios de los años noventa en el Palacio de los Deportes en México.

Esta sería la cuarta encarnación de Sammy Hagar ahora llamada Sammy Hagar & the Circle y trae un grupo interesante. Hagar en voz y guitarra, el bajo de Michael Anthony a quien se trajo de Van Halen y en la batería nuestro buen amigo Jason Bonham hijo de ya saben quien.

El disco es bastante bueno como los que hizo recientemente como Chickenfoot y la música es un rock placentero de todo tipo, desde las canciones tipo Van Halen como “Trust Fund Baby” hasta el rock para Viernes de “Can’t Hang” y “Full Circle Jam (Chump Change)” pero el grupo suena fuerte en “Affirmation” y “Bottom Line”.

El enfoque es sobre la batería de Bonham para que brille como su padre pero aun así está bien mezclado (salvo ese detalle) así que le daremos un 4/5 porque está bueno para este día (o cualquier otro).

“Purse” – Elvis Costello & The Imposters

Elvis Costello no es un artista que me guste mucho, me gusta la idea de El, un “nerd” (por los lentes) que canta y compone y su leyenda que nos dice que consiguió su primer contrato para un álbum cuando se enteró de un ejecutivo de disquera que estaba hospedado en un hotel de Londres, así que se puso afuera del hotel con su guitarra y su amplificador a cantar hasta que el ejecutivo, tal vez para poder dormir en paz, le dio su primer contrato.

Sin embargo, a pesar de que tuve algunos de sus álbumes de los años setenta y ochenta nunca fue de mis favoritos, sin embargo a lo largo de su larga carrera ha tocado y compuesto música con una infinidad de compositores y dichas canciones han aparecido a lo largo del tiempo, se quedó con algunas y con cuatro de ellas realizó este EP llamado Purse (es donde guardas tus cosas) y que nos trae composiciones con gente conocida como Burt Bacharach (revisa tu catálogo de los años sesenta si no sabes quien es), Sir Paul McCartney, Johnny Cash y el buen Bob Dylan.

Una producción muy “parejita” donde no destaca absolutamente ninguna y que igual podría haber dejado guardadas mas tiempo. Lo acompañan los “sospechosos comunes” The Imposters que los trae arrastrando desde fines de los años setenta.

3/5 estrellas solo por los nombres que pone en la portada.

“(The Expanse 8) Tiamat’s Wrath” – James S. A. Corey

Con este ya van ocho libros en mi serie favorita de ciencia-ficción de todos los tiempos. Ocho libros que hemos disfrutado enormemente y cada uno de ellos con un título indescifrable y que ni siquiera aplica. En este caso es Tiamat’s Wrath (La Ira de Tiamat) y gracias a Wikipedia me entero que Tiamat es la diosa del caos en la antigua Babilonia (en presente porque no creo que haya muerto nunca).

James S. A. Corey es el nombre de pluma de dos escritores de Albuquerque, Estados Unidos que ya suman decenas de miles de seguidores gracias a esta serie y a que Amazon está haciendo estos libros en una serie de TV increíble.

Para quienes los leemos les debo de decir que dos y medio de los personajes principales mueren en este libro (Expanse: Endgame?) y si, dije bien: y medio, así que cuando lo leas lo sabrás.

James Holden está prisionero en Laconia y Amos desaparecido solo Bobbie Draper y Naomi Ogata luchando contra el imperio desde partes diferentes. Sin embargo Tiamat despertará y nos espera un final de serie increíble en el siguiente libro que hará palidecer a La Ilíada.

Comienza por el primero pero esta serie es fundamental para entender la ciencia-ficción actual. 4.5/5 estrellas para este penúltimo libro.

“Flesh & Blood” – Whitesnake

2019 y un nuevo álbum de Whitesnake en el mercado. Flesh & Blood se llama porque así les costó sacarlo.

David Coverdale es un hombre que no ha parado de hacer giras y música. Desde antes que Deep Purple lo contratara como cantante Yo ya lo conocía de sus dos grupos anteriores y con DP hizo algunas de mis canciones favoritas: “Burn” y “Stormbringer” y al dejar la banda en los ochentas retomó su propio grupo donde siempre tenía guitarristas brillantes: Steve Vai y Adrian Vanderberg son dos de Ellos. Se casó con la mujer mas hermosa del planeta: “Tawny” y vive en una de las mansiones que mas me han gustado de los artistas: una mezcla de antiguo y moderno.

Aun sigue con su melena rubia (pintada seguramente) cautivando mujeres, cada vez mas mayorcitas, y cantando sus éxitos en vivo junto a Glenn Hughes su compañero de tiempo en DP.

Llegamos al 2019 y este álbum que me impresiona bastante porque seguramente es uno de los mas sólidos que le conozco, de hecho sus álbums eran dos o tres canciones buenas y relleno y este se siente bastante bien, con canciones que pertenecen perfectamente al rock de los ochentas. Su nuevo grupo trae dos guitarristas que no son famosos pero son bastante eficientes en lo que hacen y sigue con El Tommy Aldridge en la batería que debe de tener cerca de 400 Años, creo que tocó con Los Panchos. La verdad es que es bastante bueno en lo que hace y en vivo es todo un espectáculo y si, es una reliquia de los años setenta.

Un excelente álbum al que daremos 3.5/5 estrellas con canciones que me hubiera gustado escuchar en las fiestas cuando era soltero como: “Trouble is my Middle Name” y la especial para Viernes en la noche: “Shut Up & Kiss Me”. Abajo el primer video de este álbum:

“These Times” – The Dream Syndicate

Es imposible haber pasado por los años ochenta y no conocer al menos un buen grupo de música alternativa. En ese momento si tenía sentido el término porque los artistas grandes estaban firmados con disqueras importantes (Universal, EMI, Sony/BMG) y la mayor parte de los grupos andaban sacando música pagando ellos mismos y tenían que buscar radios que quisieran programarla (por lo regular las radios de las universidades que no tenían nexos con las disqueras y tocaban lo que les venía en gana) por eso el término de alternativo.

Sería un ejercicio inútil poner aquí todos los grupos que disfrutamos que no estaban en disqueras importantes, son bastantes y uno de ellos son los californianos de The Dream Syndicate con su música neo-psicodélica que disfruté bastante en fiestas y reuniones, bendito sea Darwin que esos años los pasé en la CDMX lejos de banda y corridos.

Steve Wynn continúa cantando y tocando la guitarra como si hubiera sido ayer y su nuevo álbum These Times podría haber sido grabado hace 30 Años sin problemas con su mezcla de guitarra distorsionada, teclados psicodélicos y vocales con voz declamatoria.

Hay demasiado que gustar aquí, desde la psicodelia en frenesí de “Black Light” hasta la declaratoria de “Still Here Now” que nos dice que no han muerto y que la fiesta continúa.

Música para escuchar a todo volumen con luces de colores mientras tu cuerpo se bambolea al ritmo de “The Way In” o “The Whole World is Watching”.

Definitivamente 4/5 estrellas a esta fiesta que ya leva mas de 30 Años circulando.

“Blue with Lou” – Nils Lofgren

La carrera del guitarrista, cantante y compositor Nils Lofgren es bastante larga y se extiende hasta los años setenta. Tiene algo así como 15 o 16 álbums a lo largo de su carrera aunque todos lo conocemos como guitarrista de apoyo en la E Street Band de Bruce Springsteen y en el Crazy Horse de Neil Young. No hace mucho ruido.

El origen de este álbum que sacó hace una semana llamado Blue with Lou es un cassette con ocho canciones que le envió hace ya bastante tiempo a Lou Reed y Lou le respondió incluyendo tres de ellas en un álbum de El y otras tres quedaron en un álbum de Nils así que dos canciones en las que colaboraron quedaron para mas adelante (que ya no fue) y decidió ahora dedicarle el álbum a su fallecido amigo Lou.

Un buen álbum que disfrutará quien escuche rock setentero y que nos muestra un músico en su madurez con fuego aun corriendo por las venas, claro, Nils no tiene la mejor voz del mercado y el disco podría haber sido mejor producido (esos coros parecen casi infantiles por lo malos) pero aun así es un buen álbum con canciones sólidas como la que da título al álbum y son siete minutos de delicia con guitarra intensa. “Dear Heartbreaker” dedicada al fallecido Tom Petty suena bien en el estéreo y por supuesto “Give” un rock que no dejará a nadie sentado. La colaboración con el saxofonista Branford Marsalis en “City Lights” no va a ningún lado.

3.5/5 estrellas para este álbum para quien cruzó los años setenta a pie y salió en patines.

“In the End” – The Cranberries

El 15 de enero del 2018 falleció Dolores O’Riordan emblemática cantante del grupo irlandés, de Limerick nada menos, The Cranberries. Su muerte, después de la investigación oficial fue clasificada como accidental al ahogarse con su propio vómito por haber bebido demasiado alcohol. Tenía hasta cuatro veces el límite de alcohol en la sangre que el permitido para conducir legalmente.

Al momento de fallecer se pensó que tal vez entonces la habíamos perdido para siempre, musicalmente hablando, lo que no se dijo entonces es que días antes de fallecer había entregado una cinta con los demos de la voz de un álbum que el grupo aun no grababa. Demos solamente.

Con esos demos el grupo grabó un nuevo álbum llamado como una de las canciones, y muy justamente, In the End.

11 canciones que hubieran merecido una mezcla final para pulirlas aun mas, sin embargo al ser un testamento toman una relevancia aun mayor. Las vocalizaciones de la cantante se escuchan como lo que son: demos y en algunas de las canciones como “Crazy Heart” el resultado es bastante desdibujado aunque el álbum en general se puede escuchar de manera placentera.

Destacan sobre todo “Catch Me if You Can” y la primera y última canción del mismo: “All Over Now” e “In the End” que toman aun mas significado ya que sabemos que son las últimas canciones de la cantante en vida.

Album que no se desvía un milímetro de lo que siempre destacó en el grupo: baladas con la voz etérea y el característico vibrato de la cantante. 4/5 estrellas por ser la carta de despedida de la inefable Dolores O’Riordan.

“The Sting” – Kimberley Chambers

Todavía estoy asustado y eso que ya pasaron dos horas desde que terminé el libro. Debo confesar que me paré antes de las cuatro de la mañana ya que quería terminarlo porque salió la semana pasada el nuevo libro de la serie “The Expanse” y quiero terminarlo pronto, es mi libro favorito de ciencia-ficción solo detrás de Dune, pero terminar The Sting fue un sacrificio.

La señorita Kimberley Chambers ha escrito una tragedia griega que pudo haber sido firmada por Esquilo o Eurípides y en momentos esperaba escuchar el coro griego del destino diciendo: ¡Nadie escapa a su destino!

Este libro es de dos vidas paralelas que culminan en uno traicionando al otro, dos jóvenes abusados sexualmente que hacen un pacto que al final uno de los dos rompe y las consecuencias son fatales.

El lenguaje en ocasiones traiciona a la escritora por que es anacrónico o porque los jóvenes de 16 Años no se la pasan dando consejos como los que da mi madre, bueno los jóvenes que Yo conozco, pero en sí el libro no lo puedes soltar porque sientes que algo trágico está a punto de suceder y así es: hasta el perro se muere como novela del Dos pero sin la virgencita de Guadalupe que venga con su flor y su viento a solucionar todo al final.

Pandillas, niños de la calle, sexo sin protección y la mafia que extorsiona es lo que leerás aquí en una novela edulcorada como pocas.

4/5 estrellas para esta novela sobre la escoria que circula por las calles del Sur de Londres y que a pesar de las oportunidades de redención terminan al final como el destino lo tenía escrito desde un inicio.

“The Fated Sky” – Mary Robinette Kowal

La aventura continua para nuestra “Lady Astronaut” que la vez pasada fue la primera mujer en volar a la Luna y ahora la tenemos a bordo de una de las naves que van camino a Marte para establecer una base ahí.

La idea es que un meteorito ha destruido una parte de Estados Unidos y el vapor de Agua generado ha creado una nube que atrapa el calor y el Verano ya dura casi todo el Año y el mundo pronto puede ser inhabitable.

The Fated Sky es la segunda novela (de cuatro) que seguramente seguirá el mismo orden que la trilogía sobre Marte que escribió Kim Stanley Robinson hace unos Años y que es una de las mas vendidas en ciencia-ficción. Sin embargo en la pluma de esta autora Mary Robinette Kowal los temas importantes son otros: los derechos de las mujeres, el racismo y las diferencias religiosas en los que cree y que son pieza fundamental para entender esta serie de libros.

La serie no es ciencia-ficción por completo ya que se basa en hechos en gran parte de lo que escribe: mujeres astronautas que por cuestión de Relaciones Públicas la NASA nunca dejó que volaran a pesar de que en muchos aspectos eran mejor que los hombres y la ciencia detrás de los viajes espaciales en los años sesenta estaba ahí solo faltaba ponerla en práctica.

3.5/5 estrellas para este libro y no continuaré la serie ya que según mis cuentas tengo mas de 1,070 libros por leer en mi lista (1,072 para ser exactos) por lo que brincaré a otra cosa.